RADIESTESIA: EL PSIQUISMO DEL PÉNDULO


El término radiestesia apareció por primera vez en el año 1919 y se lo debemos al sacerdote francés Alexis Bouley (1865-1919), quien unió los términos "radius", en alusión a la línea y "manteia", que significa sensibilidad. En la actualidad, todas las técnicas en las que se emplea el péndulo o la varilla y que tienen relación directa con la radiestesia, han bebido en fuentes provenientes de diversas culturas y tradiciones, ya que no debemos ver este método de captación como algo moderno, al contrario, tanto los amerindios como los antiguos maestros orientales del noble arte del feng shui ya lo practicaban.

NACIMIENTO DEL PÉNDULO

No fue hasta 1789 cuando el físico Gerboin, por casualidad, descubre el péndulo, todo ocurrió cuando le dio al hijo de un amigo suyo, una esfera de madera que representaba el globo terráqueo y que estaba atada un cordel. Lo singular aconteció cuando Gerboin se percató que aquella esfera se movía y oscilaba sin que nadie la tocase, y aún más cuando el brazo del niño estaba inmóvil. A partir de aquel descubrimiento Gerboin investigó en la materia, entró en contacto con sociedades de zahoríes y hoy el péndulo es, como sabemos, el perfecto útil de captación energética.

APRENDER A USAR EL PÉNDULO

Todos podemos usar un péndulo, especialmente si somos capaces de guardar un poco de paciencia y buena disposición. El péndulo no es nada más (y nada menos) que un peso atado o unido a una cadenilla. Encontramos péndulos con testigos, son desmontables y poseen un pequeño espacio interior en el que albergar una muestra de aquello que buscamos. Otros péndulos son del tipo "bellota", porque nos recuerdan a la forma de este fruto. Pero lo cierto es que casi cualquier cosa, como un anillo, o un pequeño crucifijo que unamos a una cadenilla de entre veinte y cuarenta centímetros, nos servirá como péndulo. Cuando tomemos el péndulo debemos hacerlo sosteniéndolo con los dedos pulgar e índice y teniendo la precaución de apoyar el codo sobre la mesa de trabajo. Tras la posición inicial debemos relajarnos ayudándonos con la respiración. Acto seguido llevaremos a la mente una pregunta concreta sobre aquello que deseamos obtener respuesta o sobre lo que estemos buscando y le pediremos al péndulo que nos indique un resultado a partir de su movimiento.

LAS FORMAS DE RESPUESTAS

El péndulo no puede hablar ni expresarse de una forma clara a no ser que nosotros creemos primero un código para ello. La mejor forma es establecer unos parámetros de Sí o No. Cada uno debe escoger el suyo, aunque lo recomendable es que un movimiento en dirección norte-sur indique una respuesta afirmativa, mientras que la oscilación este-oeste sugiera respuesta negativa.

APLICACIONES PRÁCTICAS:

1.- ¿De qué color pinto mi casa?

Cogeremos una muestra de cada uno de los colores que más nos gusten y pensando en el uso que deseamos darle a una habitación, le solicitaremos al péndulo que haga un movimiento en círculo sobre el tono más adecuado.

2.- ¿En qué dirección debo dormir?

Nos situaremos en el centro del dormitorio en actitud relajada, pensando que deseamos saber cuál es la orientación más adecuada para la cama. Acto seguido tomaremos el péndulo y le solicitaremos que se mueva en la dirección que debemos colocar la cama. Cuando tengamos la orientación, preguntaremos de nuevo sobre el lugar que debe ocupar la cabecera.

3.- ¿Qué nombre le ponemos al bebé?

Colocaremos una lista de los nombres preseleccionados y pasaremos el péndulo por encima de ellos hasta que su movimiento nos dé la señal adecuada.

4.- ¿Dónde debo colocar esta planta?

En un papel dibujaremos un plano de la casa. Teniendo la planta junto nuestro, le preguntaremos al péndulo para que nos indique cuál es la estancia más adecuada para la planta que hemos comprado.

ESTE SITIO FUE CONSTRUIDO USANDO